Nota Sobre Ley de Migraciones 2021 Fondecyt 1201130

El domingo 11 de abril, en Iquique y acompañado por funcionarios de gobiernos, militares y la Policía de Investigaciones, Sebastián Piñera promulgó la Nueva Ley de Migraciones bajo la retórica sostenida del gobierno desde el 2018: la necesidad de poner “orden en nuestra casa” y dar bienvenida a “migrantes legales”[1] al país, reforzado por el Subsecretario Galli que indicó que esta Ley permite “tener una regulación migratoria moderna que apunte a una migración ordenada, segura y regular”[2]. Según el Gobierno, los principales cambios que implica esta Ley son 4: (1) Promover los deberes y derechos de las personas migrantes, (2) crear un catálogo de visados en relación a las razones de ingreso al país, que deberán ser sinceradas, (3) Creación del servicio nacional de migraciones con direcciones regionales, y (4) facilitar expulsiones administrativas al prescindir de denuncias penales por ingreso[3].

Si bien dejar atrás el Decreto Ley de Extranjería que data de 1975 hacia una Ley de Migraciones que aborde los procesos migratorios actuales es un avance, pues crea una institucionalidad en todas las regiones, el contenido de la Ley, la retórica y sus implicancias en las personas inmigrantes que actualmente están en Chile y en quiénes pretenden ingresar han sido cuestionadas por distintas comunidades, organizaciones y expertos en la temática.

En primer lugar, y cómo ya habíamos indicado[4], el contexto actual en que se anuncia y promulga la ley ha significado mayores vulnerabilidades y constreñimientos para las personas migrantes a propósito del cierre de fronteras por la pandemia COVID-19 y el aumento de los requisitos de ingreso, lo que ha implicado impactos en la vida de las personas migrantes y sus familias, así como en las distintas ciudades donde llegan. El caso de Iquique es emblemático al ocupar la atención mediática a propósito de la crítica y cruda realidad de miles de personas que cruzaron sin papeles y muchas veces a pie, la frontera con Bolivia. Por lo mismo, que el gobierno haya decidido que el acto sea en Iquique no es azaroso, sino que entrega un mensaje claro que refuerza la idea de que la migración se aborda con mano dura y con políticas de control y militarización.

Al anunciar la promulgación de la Ley, Piñera planteó que “no queremos que ingrese a nuestro país el crimen organizado, el narcotráfico, el contrabando, el tráfico y trata de personas o aquellos que no respetan nuestras leyes que causan tanto daño”[5], omitiendo por completo que todos estos problemas están muy lejos de ser responsabilidad de los migrantes, y que tal como lo demuestran las estadísticas, la participación de la población inmigrante en crímenes de esta naturaleza, es ínfima.

Diversas organizaciones de migrantes y que trabajan día a día con personas migrantes manifestaron su rechazo a la Ley y a la forma que ha tenido este gobierno de criminalizar a quienes buscan legítimamente una oportunidad de vida en nuestro país.

Así, por ejemplo, Eduardo Cardoza, Secretario Ejecutivo del Movimiento Acción Migrante (MAM), planteó que “hay una dimensión enorme que es de una continuidad respecto del enfoque de seguridad nacional que tenía el decreto de ley de Pinochet. En ese sentido, está un poco dentro de la óptica general que hemos visto sobre cómo se conciben los derechos humanos”[6]. Además, la Ley implicaría mayores inconvenientes en el proceso de regularización porque indica un plazo de seis meses para regularizarse o abandonar el país, cuestión que con los plazos actuales se vuelve altamente dificultoso. La Coordinadora Nacional de Inmigrantes planteó que “esta es una estrategia más para continuar estigmatizando y criminalizando a las personas inmigrantes, presentando a la migración como un problema para la sociedad y como una amenaza a la estabilidad económica, la convivencia y la seguridad ciudadana”[7] y que la Ley implicará violaciones de los derechos humanos, mayor inequidad en la actuación de las autoridades y mayor espacio para los abusos, maltratos, diversas formas de explotación, trata y tráfico de personas. El Colectivo sin fronteras también mostró su rechazo, argumentando que las visas consulares ya han demostrado ser “una burla para la mayoría de las personas migrantes que las han solicitado”[8]; y que tampoco la Ley contempla una protección para niñas, niños y adolescentes.

Por su parte, la Red Nacional de Organizaciones Migrantes y Promigrantes emitió un comunicado que manifiesta su rechazo ante la nueva Ley Migratoria, señalando que “si se pretende influir en los flujos migratorios, no es a través de la práctica del castigo, de miedo o de la amenaza al sometimiento, sino de la información clara”[9].

Así también, diversos académicas/os han expresado la preocupación por una ley que genera tal nivel de rigidez y restricción a la movilidad, que el resultado esperable será el incremento de la irregularidad, tal como ha venido ocurriendo desde que el Presidente Piñera asumió el gobierno.

Frente a la promulgación de la Ley, a la retórica del gobierno en torno a la migración y a las consecuencias de su implementación, como investigadoras e investigadores del proyecto FONDECYT expresamos nuestro rechazo a la constante criminalización de la migración que realiza este gobierno; al incremento de las restricciones migratorias que tienen por objetivo reducir la movilidad de las personas y al proceso de securitizacón y militarización como mecanismo de control migratorio. El Estado ha renunciado a brindar protección a aquellas personas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad extrema, dando la espalda a principios tan humanos como la solidaridad, la acogida y el cuidado a quien lo necesita.

Fondecyt 1201130


[1] https://twitter.com/sebastianpinera/status/1381370660736397319

[2] https://www.cnnchile.com/lodijeronencnn/entrevista-juan-antonio-galli-ley-migraciones_20210412/

[3] https://www.gob.cl/noticias/nueva-ley-de-migraciones-conoce-las-nuevas-herramientas-para-asegurar-un-proceso-ordenado-seguro-y-regular-de-quienes-lleguen-vivir-chile/

[4] https://www.ciperchile.cl/2021/02/05/a-pie-por-colchane-como-la-politica-de-gobierno-forzo-un-ingreso-desesperado-de-migrantes-a-chile/

[5] https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/poblacion/inmigrantes/presidente-pinera-promulgo-nueva-ley-de-migraciones-que-facilita-las/2021-04-11/142046.html

[6] https://radio.uchile.cl/2021/04/11/organizaciones-rechazan-nueva-ley-de-migracion-hay-una-continuidad-respecto-del-enfoque-de-seguridad-nacional-de-pinochet/

[7] https://www.instagram.com/p/CNiybjfJtuU/

[8] https://www.instagram.com/p/CNh46zdJDm6/

[9] https://www.facebook.com/MovimientoAccionMigranteMAM/posts/4171280809572399

Categories: Uncategorized

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *